Joyas y tesoros de América Latina

Historias de piratas y barcos cargados de oro, rituales ancestrales, cuentos y leyendas de la época colonial han inspirado una gran cantidad de libros y películas. En las profundidades del mar se encuentran naves que se hundieron por su peso en oro, por los ataques de corsarios ó enemigos que deseaban obtener las riquezas que allí se transportaban hacia Europa.

Joyas coloniales en las profundidades del Caribe mexicano

La tecnología ha permitido que muchos de esos barcos puedan localizarse en las profundidades del océano, los arqueólogos del mar han hecho descubrimientos importantes; el más reciente, el hallazgo de joyas de la época de la colonia en las cálidas aguas del Caribe mexicano.

Estas alhajas permanecieron ocultas entre arena, piedras y flora marina desde el siglo XVIII. Posiblemente este cargamento estaba en un barco que se hundió, estas piezas que tenían como destino posiblemente a España, se esparcieron por la fuerza de la corriente durante siglos en el mar.

Más de 300 piezas fueron encontradas por el equipo liderado por Roberto Junco Sánchez. Valiosos objetos como anillo, rosarios, medallas, cruces y más de 70 esmeraldas engarzadas en joyas. Objetos que constituyen un valioso legado para conocer los hábitos y rituales religiosos de la época colonial.

El tesoro escondido frente a la costa de Cartagena

En el año 2015 el gobierno colombiano hizo público un descubrimiento que se había mantenido en secreto, el hallazgo del galeón San José. Con cámaras y equipo de alta tecnología visualizaron lo que sería varios cañones y elementos de madera. Su hundimiento fue producto del ataque de corsarios ingleses hace más de 300 años.

En el Archivo de Indias se registra que fue interceptado cuando viajaba de la ciudad de Cartagena a Cuba. En el documento, también se afirma que iba cargado con más de 200 toneladas de plata, piedras preciosas y oro. Además de una tripulación de 600 españoles, de los cuáles sólo unos cuantos lograron sobrevivir al terrible naufragio.